sábado, 3 de octubre de 2009

EL PACTO

Estimado señor George W.:
Por el poder que me confieren los estatutos vigentes, me dirijo a usted con el afán de comunicarle la negativa rotunda de la comisión al encarecido pedido que apropiadamente ha solicitado, debido a su desmedida costumbre de vilipendiar cada una de las obligaciones mencionadas en contratos anteriores. Asimismo, nos vemos en la penosa necesidad de solicitarle su inmediata regularidad hacia los compromisos contraídos, ya que, en la irresponsabilidad de sus hábitos terrenales, sus miserias acumulativas han perjudicado sustancialmente a propios y extraños. Procederes innecesarios y sumamente condenables por el ámbito que represento. Cabe asimismo recordar, que la propiedad intelectual de lo que usted se adjudica nos compete y corresponde.
Por esta razón, de ninguna manera renunciaremos a la propiedad inherente y respectiva que tanto nos enorgullece y la cual nos posiciona como el emprendimiento más antiguo, exitoso y distinguido en el amplio marco del negocio empresarial.
Finalmente, esperamos que la negativa a su requerimiento no sea un inconveniente a posteriori para un próximo encuentro.
Desde ya, muchas gracias.
Atentamente.

Arturo Cabrera
Asesor legal de asuntos infernales

©El Aeronauta

1 comentarios:

Princesa Gitana dijo...

Muy buen blog, el otro día no pude pasarme debido a la falta de tiempo, pero te doy follow por aquí también, gracias por seguir mi pequeño espacio, besitos

Publicar un comentario

Su pregunta no nos molesta.

 
Imagen del cabezal de Bangbouh @ Flickr